El espejo mágico de la docencia reflexiva

0

La profesión que se encuentra en mi título es la de Diseño y Comunicación Visual. Interesada por la ilustración tradicional y los cuentos infantiles, me he orientado hacia ese campo. Teniendo como oportunidad el desempeñarme como maestra, acepté sin detenerme a pensar en lo que esto implicaba porque, si había pasado tantos años en las aulas con el ejemplo de mis maestras y profesores, yo estaba preparada.

La realidad es que me encantó y me enamoré de dar clases. Y a la vez me di cuenta de que mi preparación como docente era muy poca, únicamente empírica. No era suficiente y sabía que podía ofrecer más. Agregando que quería prepararme para la diversidad de aprendices que pudiera llegar a mí.

Así fue como decidí tomar el diplomado Docencia en arte y diseño en el contexto de la inclusión educativa que por fortuna ofrece la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM. Una de las prácticas que ahí conocí es la docencia reflexiva. Puede ser algo obvio el detenernos a observar nuestro desarrollo en la docencia así como los resultados que estamos obteniendo de nuestros aprendices, pero a veces la carga de trabajo y actividades no nos lo permite. Además, lo obvio puede ser lo que más necesite de un recordatorio. Regresando a que no tenía bases que me dieran la pauta para esta actividad y aquí la importancia de que, si vamos a impartir clases, formarnos en la docencia sea cual sea nuestra profesión.

El principio de amarnos antes que a nadie para poder amar a las demás personas aplica exactamente igual en la práctica docente. Debemos conocer, explorar y evaluar nuestros saberes y formas de proceder para mantenernos en constante actualización y mejorar la tarea docente. Àngels Domingo Roget, doctora en Pedagogía y experta en Práctica reflexiva, nos menciona que esta es una opción formativa que parte de la persona y no del saber teórico. Así reconozco que lo primero que hice al comenzar a dar clases fue comprender mejor los temas que me tocaría impartir. Nada mejor para aprender que explicar a alguien más.

El ejercicio reflexivo sirve para hacernos conscientes de nuestros conocimientos y limitaciones, mantenernos en evaluación y preparación constante. Ser flexibles y solicitar evaluaciones de terceros para cambiar nuestros métodos en vías de mejorar continuamente, es obligatorio para ofrecer una enseñanza de calidad (Díaz-Barriga, 2002).

PAMELA CORONADO

ILUSTRADORA Y COMUNICADORA VISUAL

 

Referencias
Díaz-Barriga, Frida y Hernández, Gerardo. (2002). Estrategias para el aprendizaje significativo: Fundamentos, adquisición y modelos de intervención. McGraw-Hill, México.
Domingo, Àngels. (19/09/2012). ¿Qué es la práctica reflexiva? https://practicareflexiva.pro/angels-domingo-roget/
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.