Toda bruja se reinicia en marzo, con la iniciación del calendario indígena.

0

Coopaltiquetl, lugar de brujos y donde residió Marcelina Luis Morales, muy famosa y conocida por su transformación a animal. Todo comenzó en 1900, poco antes de la revolución, entre el manto oscuro de la noche, brebajes y polvos que usaba para dormir a su esposo, él que en algún momento descubriría la verdad.

Marcelina era una mujer de apariencia demacrada, ojerosa, pálida, con un poco de calvicie, pero lo más interesante, eran sus largas uñas que en apariencia eran como grandes garras de un animal salvaje. Vivía en un alejado jacal lleno de árboles viejos, secos y de grandes ramas, se hallaba un pozo profundo y exactamente cuando eran las doce de la noche, iniciaba su ritual el cual conllevaba lo siguiente:

  • Un trago de aguardiente y con la boca rociar por el lugar.
  • Humear con copal
  • Hacer oraciones y rezos (tal vez demoniacos)
  • Hacer fuego en el suelo
  • Brincar de un lado a otro, durante un largo tiempo
  • Untarse ceniza húmeda en las rodillas, obtenida de una “lejía”

Lo anterior provocaba desarticular sus extremidades, quedándose sin rodillas y pies, desfigurando su rostro y apareciendo un hocico con lengua larga y colmillos punzantes, convirtiendo sus manos en ancas de rana y comenzaba a salir abundante sangre espesa de su espalda, brotando unas enormes alas negras que cubrían todo su cuerpo.

Posterior a ello empezaba su vuelo, pensando que hogar atacar, ya que su búsqueda estaba enfocada en niños recién nacidos a los que les pudiera chupar toda la sangre hasta dejarlos vacíos. Su magnífico ataque era hacer uso de su gran lengua, para hacerlo rápidamente y nadie la pudiera descubrir, ya que si la descubrían no volvería a su estado natural.

Sin embargo, en una noche diferente después de un baile en el pueblo de San Juan, su esposo le quiso dar una sorpresa llegando sin avisar, escondido entre las ramas y brincando la cerca se asomo por la ventana, encontrándose con el fuego ardiente de la hoguera iluminando todo su rostro, dejándolo mudo al ver lo que estaba sucediendo. Entonces con esto confirmo, todo lo que el pueblo hablaba de ella, comprendiendo que era la causante de todos los males, incluso de la muerte de sus tres hijos a los cuales también les chupo la sangre, hasta matarlos.

Macario su esposo, quedo pensando y observando con la mirada perdida hasta que termino su ritual e inicio su vuelo, pero cuando lo inicio con valentía tomo sus piernas y en la sierra las enterró, regresando rápido a su jacal para incendiarlo todo y  así dejarla a la deriva, desesperada intento apagar el fuego buscando sus extremidades, sin embargo, no las hallo quedando convertida en animal, hasta que falleció.

Su alma vaga en pena por la sierra, los montes y los pueblos cercanos, reviviendo en otros brujas y brujos principalmente en el mes de marzo que es cuando inicia el calendario indígena. Y así concluye la leyenda de la bruja Marcelina, de la huasteca de Veracruz.

SAMANTHA VIVEROS

EDUCACIÓN ESPECIAL

Recuperado de:
https://www.turismoenveracruz.mx/2011/02/leyendas-de-veracruz-la-bruja-de-la-huasteca/
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.